Las claves para emprender

1-Combina productos y servicios: si lo tuyo es un producto, entonces compleméntalo con un servicio y a la inversa.

2-Comunica tu propuesta: la venta es el resultado de una conversión estructurada. Si eres capaz de convertir tus conversaciones en pedidos, eres comercial.

3-Elige tus clientes ideales: no puedes ofrecer utilidad a todo el mundo, así que deberás escoger a tu clientela. No creas que todo el mundo puede ser tu cliente, piénsalo.

4-Apasionate por tu negocio personal: No te impliques en aquello que no amas de verdad, sí no lo amas no funcionara.

5-Diseña: aunque lo tuyo sea un servicio y no un producto el diseño te incumbe, el diseño es aplicable a todos los negocios.

6-Define tu política de precios: en tu mercado siempre abra quien este dispuesto a competir por el precio mas bajo, como en cualquier guerra todos perdiendo.

7-Diferenciate: a diferencia de tu oferta, es lo que te dará visibilidad. Ser visible en los negocios lo es todo.

8-Mejora continua: tengo una formula de dos palabras para el éxito financiero, mejora continua.

EL VERDADERO EMPRENDEDOR NUNCA TIENE SU ANTENA EN MODO APAGADO.

Si tomamos en consideración los productos, estos se pueden clasificar en cuatro categorías principales:

1-productos incógnita: cuando se trata de algo nuevo nadie sabe a ciencia cierta que éxito tendrá, solo hay que tirarse a la piscina y probar, testarlo haciendo pruebas y sacarlo al mercado.

2-productos estrella: si ya tiene un recorrido en el mercado y un crecimiento, el producto se llama estrella.

3-productos vaca: cuando el negocio personal ya ha logrado una posición competitiva en el mercado, llegan los ingresos y el emprendedor recoge los frutos, es decir ordeña su vaca.

4-productos perro: si se trata de un producto lento en su crecimiento, se trata de un producto perro, debido al lento crecimiento, este producto consume recursos que podrían destinarse a otros proyectos, es hora de plantearse si seguir con el producto o sustituirlo.

Me dirijo a ti lector, si no sientes pasión, si tu corazón no este hambriento de amor por lo que haces, entonces plantéatelo.

Puedes buscar excusas y puedes hacer dinero, pero no puedes hacer ambas cosas a la vez tendrás que elegir.