Cuidar tu casa puede suponer un constante reto pero cuanta más atención le prestes, más podrás recogerte en ella y más te apetecerá invitar a otras personas a que entren a disfrutar junto a ti. Ya no solo basta con sanarnos y aprender a amarnos a nosotros mismos, sino que nos enfrentamos a un proceso más amplio de transformación que abarca a toda la humanidad.


El ser humano es capaz de habitar un lugar, sin ni tan siquiera prestarle atención. Y es entonces, cuando el malestar emocional cumple su función: aparece para indicarte que necesitas revisar el hogar donde vives.

Volvamos al símil de la autoestima y la casa: a veces vas a necesitar añadir una decoración que te resulte más inspiradora, otras vas a tener que arreglar puertas y ventanas para sentirte más protegido o examinar bien a fondo la base que tienes bajo tus pies. Sea cual sea el caso, siempre habrá algo que puedas hacer por y para ti. Al fin y al cabo, no hay nada como hacerse una casa a medida, ¿no crees?

Hablemos de autoestima (y no olvidemos el papel del entorno)

1. TRATAR DE CONOCERNOS MEJOR

El autoconocimento trata de un proceso reflexivo a través del cual podrás conocer cuál es el peso de los diferentes factores que conforman tu vida (educación, experiencias pasadas, creencias aprendida, relaciones, etc.). Y de esta forma, poco a poco, irás adquiriendo la noción del yo. Es decir, entenderás qué es aquello que te caracteriza, cuáles son tus cualidades y defectos, qué te limita…

Atravesar este proceso te permitirá comprender cómo te has construido a ti mismo.

Esto supondrá el inicio de la relación más importante que jamás tendrás: es la base que te permitirá valorarte y quererte. ¿Cómo amar a alguien que ni tan siquiera conoces?

2. FOMENTAR AL AUTOCONFIANZA

Para poder cultivar la autoconfianza tienes que saber que la autoestima es un camino que empieza y que nunca acaba pero que, sin duda, merece tu compromiso. Es una travesía donde lo más importante es cómo te acompañas al caminar, sin importar tanto la dirección.

Trabajar en tu autoestima te ofrece la oportunidad de no abandonarte ante la adversidad y demostrarte así que puedes confiar en ti. En definitiva, te permite estar de tu lado, sin condiciones.

3. ACEPTAR LO QUE SOMOS

Otro ingrediente indispensable para nuestra autoestima es el de la autoaceptación. La ansiedad o la depresión a menudo pueden surgir de una falta de reconocimiento de determinadas partes de ti mismo que empujan desde los rincones más ocultos, aquellos que no quieres revisar.

Pero necesitas aprender a experimentar plenamente tus pensamientos, sentimientos, emociones, acciones, deseos, relaciones, errores… no como algo lejano a ti, sino como parte de tu ser.

En la aceptación de lo que más te incomoda hallarás la clave de la verdadera autoaceptación. Necesitas ser muy compasivo, con aquello que menos te agrada de ti. 
Cómo sanar una autoestima herida

4. APRENDER A MIRAR AL OTRO

Tener conciencia colectiva es otra clave que te ofrece la oportunidad de cultivar tu autoestima. El amor no puede dirigirse únicamente hacia una dirección. Cuando eso pasa hablamos de egotismo, que a menudo puede confundirse con amor propio. Sin duda, trabajar en tu crecimiento personal te traerá una mayor conciencia social, cultural y ambiental.

Cultivar tu autoestima es una invitación a revisar qué tipo de relación tienes contigo mismo, pero también con el mundo y tu entorno. Es una invitación para construir una visión más amplia de tu ser dentro del contexto que te envuelve.

5. RECONOCER EL PODER PERSONAL

La autoestima sin responsabilidad no 

La clave para recuperar tu autoestima: quiérete

Ejercicios Para Cultivar La Autoestima

• Practica la atención plena. Construye espacios en tu día a día que te permitan cultivar la presencia. Puede ser a través de la naturaleza, mediante la expresión artística, la escritura terapéutica, o mientras realizas un par de respiraciones conscientes. Puedes empezar con 5 minutos diarios y poco a poco ir ampliando.
• Haz una lista de logros. Para reconocer tu resiliencia y construye nuevas oportunidades que te permitan desarrollarte con plenitud, te animo a que realices una lista con todas las veces en tu vida que superaste obstáculos. Anota la situación y a continuación, los recursos que sacaste a relucir para poder hacerle frente a esos problemas.
• Pregúntate a diario qué deseas. Para 
• Autoestima
• Autoconocimiento
• Desarrollo Personal


6. VIVIR CON PROPÓSITO

Es otra pieza imprescindible de la autoestima. Esto implica plantear metas de manera consciente e ir revisando si los pasos que estás dando te acercan o no a esas metas. Implica tener una actitud proactiva y comprender que tus ideales, convicciones y valores, importan. Pero ten cuidado con confundir propósito de vida con productividad.


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *