EL ARTE DEL BIEN HABLAR

Constantemente conversamos con quienes nos rodean: pareja hijos, padres, hermanos, amigos, en el trabajo, con nuestros vecinos, incluso con desconocidos. Aún más hablamos solos en un inacabable diálogo interior!!. Se nos reconoce por lo que hablamos, por las cosas que decimos o callamos. Juzgamos a las personas por lo que dicen, por que de alguna forma las palabras revelan con bastante claridad la energía que mueve a quien las dice.

Pero podemos equivocarnos en el uso que hacemos de la palabra, pues no nos enseñaron el arte del bien hablar. Algunos de los errores más frecuentes en los que podemos pillarnos podrían ser los siguientes:

-HABLAR SIN HABER ESCUCHADO: La mayoría de conflictos aparecen debido a que no nos tomamos el tiempo necesario para escuchar con atención,e intervenimos sin dejarle al otro suficiente espacio para que se exprese..

-HABLAR PARA HERIR O CRITICAR A OTRO: Este es un recurso muy utilizado cuando ignoramos que los demás son un espejo de lo que no nos gusta de nosotros mismos. No aporta elementos conscientes a nuestras relaciones ni a nuestra vida, y además consume la mayor parte de nuestra energía creativa.

-HABLAR CON IRA: Cuando la ira se apodera de nosotros, perdemos los papeles. Entonces frecuentemente decimos cosas que no deberíamos decir o en un tono que no es el apropiado. Puede que, en realidad, ni siquiera las pensemos.

-HABLAR DEMASIADO: La charla desordenada y desbocada está en todas partes. Se presupone que debemos estar a todas horas hablando con los demás y esto no es cierto. El exceso de palabrería aturde al que habla y al que escucha.

-HABLAR PARA TENER RAZÓN: ¿Qué nos mueve a querer ganar siempre las discusiones?¿Que queremos demostrar con eso?. No es necesario demostrar nada a nadie. Las conversaciones que merecen la pena son las que nos ayudan a aprender y en las que expresamos lo mejor de nosotros mismos.

¿SABÍAS QUE? El hablar conscientemente se expresa mediante la fórmula “EL HABLAR CORRECTO”.

-Abstenerse de mentir: habla la verdad, mantente con la verdad, se firme y fiable, no alguien que engaña a los demás.

-Abstenerse de hablar irrespetuoso, calumnioso o difamador y ante todo del hablar frívolo, darnos cuenta y tomar conciencia nos llevará a ver si estamos utilizando algunas palabras o conversaciones que falten o que incomoden. El no juicio y hablar educadamente y utilizando las palabras correctas te ayudará a crear concordia y a que las personas te escuchen y te atiendan. Crea concordia.