1-Las creencias.

2-Los pensamientos.

Las creencias limitantes te impiden hacer esos cambios y esas transformaciones que necesitas en tu vida todo el tiempo te están condicionando, y esto influye en tu manera de pensar y de hacer las cosas.

Tus pensamientos te llevan a un bucle sin salida, y no te dejan tranquila, el miedo y el pánico se apodera de ti y se produce lo que se conoce como parálisis por análisis.

Entonces llegados a este punto yo siempre recomiendo hacer un reset, como en el ordenador, reprogramar tu mente y sacar la basura para que no te incomode mas y así empezar a sembrar semillas de bendición y nuevas oportunidades en tu vida.

Cambia tus pensamientos y cambia tu realidad.

El primer paso es tomar conciencia y darte cuenta de que pensamientos predominan en tu cabeza mas tiempo. El segundo paso es entender cual es el origen de tu forma de pensar y te das cuenta de que esta viene de afuera. El tercero es disociar, ahora que sabes que no es tuya esa manera de pensar, puedes disociarte y elegir con que pensamientos te quedas y con cuales no. El cuarto es el reacondicionamiento, con todo esto empezaras a reacondicionar tus creencias y tus nuevos pensamientos.

Claridad de intención.

Cuando un hombre con un claro objetivo principal se abre paso ante la multitud, todo el mundo se hace a un lado y lo deja pasar.

Pero si un hombre vacila y muestra con sus actos que no esta seguro de que camino desea seguir, la multitud le pisará los pies y se negará a moverse un centímetro.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *